Darkside

Darkside

sábado, 21 de julio de 2012

ELLOS

Yo no me recuerdo un niño  infeliz. Mi padre trabajaba  y ganaba lo que podía. No había lujos, pero tampoco hambre. Eso no pudieron decirlo mis padres  que vivieron , la guerra y  la hambruna española del año 40. El plan Marshall no llegó por que no eramos demócratas, osea, no habíamos ganado la guerra mundial.
Lo nuestro venía de lejos. En lugar de sumarnos al carro de Napoleón, unos cuantos catetos delincuentes le ganaron la guerra de la Independencia que nos hizo dependientes del Borbón más nefasto y corrupto de la Historia, hijo de un tipo que vendió España al mismo Napoleón por un adosadito en París.
Y luego vino lo de Cuba y lo de Marruecos. El pueblo estaba más tieso que la mojama. Los gobernantes mas liados que la pata de un romano. Burgueses de todo el mundo venían aquí a hacer sus negocios explotando a los españolitos. De eso sabemos mucho en Málaga, ''ilustres'' apellidos han quedado y aún nadie les ha hecho verdadera justicia histórica, sino mas bien al contrario.

Como decía , era un niño feliz, poquito a poco ibamos remontando, vino al tele, la lavadora, el seita...No enterabamos de poco, sopena que quisieramos enterarnos. Hubo sus soficos, sus matesas y esas cosas, pero en los 60 con las suecas  y las paelllas baratas empezamos a ser un poco ricos.
Y así  poco a poco ganamos Eurovisión y Mariano Haro y Angel Nieto satisfacían nuestro ego deportivo.

Franco murió en su cama y como habíamos aprendido tanto de las suecas, decidimos hacernos europeos.
¿ Decidimos? Creo que mas bien decidieron. 40 millones de consumidores era un goloso bocado.

¿ Que están tiesos? Les prestamos.

Y así fue : la gente empezó a casarse con un pisito comprado mediante una hipoteca, no como sus padres que lo hcieron en una habitación con derecho a cocina.

Tambien pedimos prestado para montar negocietes. Como no eran suficientes para dar dinerito para comprar sus cosas ( sus coches, sus electrodomésticos, su ''felicidad''), incluso montaron fábricas aquí, que la mano de obra era más barata y además era el Estado español el que corría con los gastos sociales y no ellos, como pasaba con los emigrantes que les mandábamos antes.

Pero seguía sin ser suficiente. Entonces pensaron que lo mejor era hacernos pensar que éramos como ellos, nos metieron en su pandilla y nos prestaban sin parar.  Como aquí no hay petróleo, ni cosas por el estilo, pues hacíamos casitas. Y pedíamos más y más. Y encima, los gobernantes bobos de turno se lo creían. Bueno, quizás no eran tan bobos, más bien eran demasiado listos, y demasiado número.

¡Ea! pues ya se han hartado de prestar , y ahora toca pagar . ¿ que no teneis? os presto para que pagueis , pero más caro . ¿ Os acordais de Cofidis? . Pues lo mismo pero a lo bestia.

Entonces , tenemos que quitarnos de todo para poder pagar. Del cafelito, de comprar ropa, de viajar, de la carne de ternera ... Osea, vamos camino de estar tan tiesos de como lo estaríamos si estos últimos hubiesemos crecido a un ritmo normal. Si las casas hubieran subido igual que el IPC general, si no hubieramos pedido préstamos por cosas que no valían  lo que costaban y tenían la obsolescencia programada.

El problema es haber probado el pata negra . Ya no queremos el serrano.

Pero en todo este proceso hay gente que ha ganado dinero, mucho dinero.  y no me refiero a los políticos, ni a los sindicalistas,  que han sido los lacayos inconscientes.
A los que me refiero, no les vemos las caras en la tele, no salen ni siquiera en el Hola. A los que me refiero son a aquellos que deberían pagar con los beneficos que obtuvieron en aquellos años. Pero nadie les mete mano. Es mejor que ''todos metamos el hombro'' y que '' esto lo arreglemos entre todos''.

¡Menuda manta de cobardes paniaguados !




No hay comentarios:

Publicar un comentario