Ir al contenido principal

Fetitos de goma que son pa la tos.

Es fácil enseñar a los niños ricos a manifestarse contra el aborto. Al fin y al cabo no les afecta directamente, se trata de imponer leyes a mujeres desgraciadas que se ven obligadas a abortar porque la vida no las ha tratado tan bien como a estos niñitos vendedores de fetitos de goma. No va directamente con ellos, ni con sus acomodadas familias. Si un día necesitaran abortar siempre podrán comprar una asistencia discreta y clandestina en excelentes condiciones higiénicas.
Lo difícil es inculcar a determinados niños de determinadas familias que jamás han conocido la necesidad, que hay que manifestarse contra las causas que hacen que nuestra sociedad sea tan injusta que haya mujeres que se vean obligadas a tomar una durísima decisión como es acabar con una vida.
Estoy totalmente en contra del aborto, pero estoy mucho más en contra de la forma de enfocar el problema de algunos, que entienden que el problema se soluciona con leyes para castigar a las madres que decidan abortar y a sus colaboradores.
Nadie piensa que el camino es mucho más difícil y complicado. Nadie quiere pensarlo, ni inculcarlo, porque el verdadero camino contra el aborto sí les afectaría. Tendrían que ceder algunas de sus comodidades vitales que se compran con dinero para usar ese dinero para atender a las mujeres y niños que no tienen ni siquiera para sus necesidades vitales. Tendríamos que renunciar a las enormes diferencias sociales.  Tendríamos que crear una sociedad cristiana , cristiana de verdad, justa y caritativa a la vez.
No , no creo que ningún ser humano pueda decidir sobre la vida de otro. Pero ni directamente  provocandose un aborto o ejecutando a un convicto ,  ni indirectamente contribuyendo activa o pasivamente en mantener una sociedad injusta que distribuye injustamente los bienes que Dios ha puesto en el Mundo para todos los seres humanos.
No me alegra la muerte de la Duquesa, ni la de un feto, ni la de un suicida por mor de un desahucio , ni la de un ejecutado por su religión o creencia.
Pero las manifestaciones se organizan sólo por las muertes fetales. Porque al fin y al cabo, así entretenemos a los niños haciéndoles creer que luchan por un mundo mejor sin que se les vaya a pasar por la cabeza luchar y movilizarse por un mundo realmente distinto , mejor, lo que conllevaría quizás, que alguno saliera revolucionario. ¡Que horror, con lo calentitos que estamos en casa!.

Comentarios

  1. Queridisimo compa: vengo desde SLO, y tan sólo agradecerte tus peuqeños intentos de mejorar el mundo, lo cual comparto activamente.
    Tan sólo decirte que el fondo del blog dificulta ver muchas cosas. Veo que lo tienes algo parado, bueno, lo entiendo.
    Un abrazo y suerte. Manolo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

A la Virgen en Martes Santo malagueño.

Olores que perfumistas no hallan en sus mixturas. Sentimientos de oculta sinapsis psicoanalista. Sabores que las abuelas no desvelan acomidistas Noticias que nunca llegarán a periodistas Visiones queson vivencias realistas Texturas de terciopelo Brillos de amatistas Sueños musicales Pellejo y metal de artistas Vestidor que no respira hasta ver la saya lista Hilo de flores, jardineros camaristas. Sudor y lágrimas en abrazo intimista. Panal que mudó en flores el artesano cerista . Botijo que con cariño moldeara el ceramista Estrella de la mañana. Rocío de mediodía. Albacea, sin nervios ni prisas, pon el Rosario en las manos de la que pétalos pisa. El manipulo con Gracia ¡Quiero que Penas no existan! Y de nuevo haya Esperanza ¡La Señora ya está lista!
LASALASAETA

¿BOTELLÓN? ¡PUES CLARO COÑO!

Cuando yo era chico se contaba un chiste:Uno que le da a un mendigo una peseta y le dice "toma, pero no te la gastes en vino" y contesta el indigente "no, voy a dar la entrada para un piso". Esto viene a colación con el botellón ( de feria o de todo el año). En efecto, en los últimos tiempos de la lucha por la democracia nos manifestábamos al grito de  "¡Pan , trabajo y libertad! " De aquellos tres deseos, la democracia sólo concedió uno y medio a los jóvenes españoles de ésta generación. Libertad, toda la del mundo, tanta que ni los padres consiguen recortarla un poco en aras de una educación y un civismo que se le presupone a una sociedad democrática donde cabemos todos siempre que no invadamos las parcelas de libertad de los demás. Pan , pues más o menos , aunque sea con la pensión de la abuela, a estos ninis involuntarios ( casi 50% de paro juvenil) o voluntarios ( siempre hubo lumpen) no les falta un plato para comer ni una botella de Cartojal o ginebra…