Darkside

Darkside

domingo, 12 de junio de 2016

AMIGOS SIGLO XXI



Algunos afirman categóricamente ( pontifican, como diría una buena amiga mía) que en las redes sociales los amigos deberían como mínimo entrecomillarse  “amigos”, cuando no cambiar el nombre a otros menos cualificados como “contactos”.
Y sin dejar de reconocer que eso puede ser verdad en algunos casos ( evidentemente yo no soy amigo de  “Ferretería el Clavo “ )  lo cierto es que  a pesar de ese tajante desprecio  hay relaciones que surgen, se afianzan o se retoman gracias a las redes sociales .
Y como a toda acción corresponde una reacción también puede surgir la enemistad, el enfrentamiento, la separación.
Como una vez comenté en un post “ Hay tipos que conocieron a su mujer en una discoteca y sin embargo denostan a las parejas que se han conocido en las redes”.
Pongámonos la mano en el pecho  y analicemos  el devenir histórico de nuestras relaciones con los  demás.
La primera  evidentemente es con nuestros padres. Que son nuestros padres, no nuestros amigos. Otro roll, a pesar del “colegueo”  con que algunos lo tratan.
Igual pasa con los hermanos y los demás familiares.  Son otra cosa, que sí, que conlleva una “cuota parte” de amistad, pero son otra categoría.
Después vienen las instituciones socializantes, básicamente el colegio y el vecindario. Ambos ámbitos nos permiten acceder a su vez a la relación con familiares , vecinos y compañeros de colegio de otros.
Y ahí se inicia una espiral o pirámide ( como queráis)  que nos lleva a nuestro ´círculo de amistades adolescentes’.
El trabajo o la Universidad son el siguiente paso, y el círculo se amplía.

Las tecnologías de la comunicación avanzan vertiginosamente y frente a la época de mediados del siglo pasado en adelante, donde lo hicieron de una forma unidireccional ( radio, televisión, prensa), a finales del XX y principios del XXI  irrumpen  en la sociedad medios de relacionarse con los demás ,  que te permiten iniciar una relación epistolar inmediata con un completo desconocidou opinar de cualquier cuestión de actualidad bidireccionalmente.
Emails, sms  y chats son rápidamente superados por Facebook, Twitter o WhatsApp.
Las preguntas son ¿ se pueden establecer relaciones afectivas mediante estos medios? ¿ Son reales o ficticias? ¿ sustituyen , suplementan o complementan a las relaciones en persona?

Yo soy muy favorable, mi experiencia en general ha sido y está siendo muy positiva y en todo caso no son los medios , sino las personas que hacen uso de ellos los responsables del resultado final.
Pero ésta vez no voy a extenderme en mis propias vivencias. Me gustaría conocer las  vuestras, las de mis amigos, faceamigos, conocidos, contactos o cómo os sintáis.
Una vez más a “Lasa el provocador”, como me llaman algunos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario