Darkside

Darkside

domingo, 6 de diciembre de 2015

EL CIUDADANO ECOLOGISTA.



Liberó las latas de cerveza de la red de  plástico que las convertían en unidad indivisible para su venta y en trampa mortal para tortugas de mar. Cortó religiosamente los aros uno a uno.
Usó una ínfima cantidad de detergente ecológico para lavar los platos con el grifo cerrado.
Tiró de la cisterna en la que había metido unas botellas de agua cerradas para disminuir la cantidad de cada descarga.
Bajó a los contenedores y clasificó cuidadosamente la basura según los colores.
Subió las escaleras andando.
Pasó la fría noche bajo el edredón de plumas sin encender la calefacción de propano.
Cambió la hora del reloj religiosamente cuando dijeron las autoridades para ahorrar energía contaminante.
Se levantó al amanecer, cuando el sol ya asomaba por levante.
Levantó la persiana sin encender ninguna luz.
Tomó un zumo de naranjas ecológicas que exprimió a mano.
Bajó a la playa.
Y a pesar de todo ahí estaba el cadáver del  delfín. Rodeado de moscas, estudiosos, curiosos, autoridades civiles y militares y el camarero del único chiringuito que abría temprano para dar desayunos.
Aún olía a café. Pronto olería a cadáver.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada