Darkside

Darkside

miércoles, 28 de octubre de 2015

SOBRE LAS CARNES Y LA OMS.



Miles de “memes” y comentarios jocosos  en redes sociales ha generado la  publicación de un estudio de la OMS sobre la carne procesada y roja.
El trabajo ha analizado más de 800 estudios científicos sobre la asociación entre el consumo de estos alimentos y 12 tipos de cáncer en varios países, y lo firma 22 un equipo de  científicos de 10 países de la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer.
El tema no es baladí, afecta a la salud de la población mundial. Y sin embargo ha generado dos cosas : Hilaridad y temor.
Días antes, éste otro titular pasaba sin pena ni gloria,  pero  no ha generado absolutamente ningún “meme” : Científicos de la Universidad de Granada  patentan un nuevo fármaco eficaz frente al cáncer de mama, colon y melanoma. Un mes después de que saltara la alarma por falta de financiación, el trabajo de más de dos décadas de investigación de un equipo de científicos de la Universidad de Granada para combatir el cáncer da un paso importante tras lograr la patente del fármaco en el que trabajaban.
Se pueden extraer muchas conclusiones de esto que planteo. Seguramente gente más preparada que yo, tú mismo amigo lector , cualquiera con inquietudes científicas y sociales seréis  capaces de reflexionar  sobre el asunto  en otros términos.
A mí, que he hecho varios chistes al respecto, seria y  sinceramente me descorazona  el divorcio entre una institución del calado de la OMS y la ciudadanía.
Parece ser que ellos están en su nube, alejados de lo que realmente preocupa al pueblo, como algunos políticos ( en realidad ellos son políticos), probablemente más preocupados de engordar sus curriculums con sus publicaciones que por solucionar problemas reales.
Universidades hipertrofiadas de investigaciones baladíes  porque sus directivos tienen “mano” en el ministerio y otras que no pueden financiar proyectos de verdadero calado.
Organismos nacionales e internacionales de escasa utilidad salvo para que sus miembros puedan llevarse un extra que palíe el escaso sueldo de profesor universitario.
Consejos sociales muertos  o dominados por la parte interesada en lugar de por la parte controladora.
Y si nos vamos a la investigación privada , la no universitaria, la que maneja la industria farmacéutica, entonces…sólo recordar la crisis de los fármacos antihepatitis C. Tan cercana en el tiempo que no hace falta incidir más.
Si a todo esto unimos que cuando más periodistas hay en el mundo y más formados están , peor parece la forma de dar las noticias, el resultado  es el que es.
Nos advierten de un peligro cierto, y lejos de ponernos manos a la obra de la prevención, nos lo tomamos a “cachondeo”.
Y lo hacemos así porque estamos hartos de falsas alarmas mal explicadas y mal informadas: La crisis de los pepinos, las vacas locas, la gripe del pollo…lobos que iban a venir y no vinieron.
Nos acordamos de cuando el aceite de oliva y el pescado azúl eran malísimos para la salud.
Estamos hartos de que se nos asuste con  screenings  que nos meten en el lote de potencialmente afectos de graves enfermedades  pero sin darnos una solución cierta si enfermamos o de cómo prevenirlas
Estamos hartos de que se nos estigmatice  a los gordos, a los fumadores, a los sedentarios, a los comedores de chacinas…y no se nos den las herramientas certeras, asequibles y baratas para adelgazar, dejar de fumar o vivir en ciudades  menos polucionadas.
Estamos hartos de que no solucionéis nuestros problemas reales y en su lugar os paséis la vida acojonándonos.
No tenemos fe en instituciones que son incapaces de erradicar del mundo el hambre, las enfermedades transmisibles del tercer mundo, la desnutrición infantil, la pobreza.
No nos creemos nada de organismos internacionales que no son capaces de evitar las guerras, que es para lo que fueron creados.
El que esto escribe y la mayoría de los que lo leen no pasamos el hambre de la posguerra, pero se la hemos oído a nuestros padres y abuelos. La carne era un lujo para ricos. Y no hace tanto tiempo, se comía pollo sólo los domingos y era una fiesta…
Señores de la OMS y la ONU, dejen de acojonarnos y dennos soluciones. Así les tomaremos en serio. Mientras tanto métanse los pepinos con E. Coli por donde amargan , que yo seguiré con mi jamón de los Pedroches, mi retinta de Cádiz y naturalmente mi  pescaito de Málaga, mi marisco de Huelva  y mis pimientos, pepinos  y tomates de Almería, mis espárragos de Huétor Y mi aceite de Jaén.
¡Pero hombres de Dios! ¡Si aquí en Andalucía no necesitamos que venga nadie a decirnos como tenemos que comer!
¡Lo que necesitamos es que quiten el hambre en el mundo! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario