Darkside

Darkside

jueves, 17 de marzo de 2016

CARMENA Y LA PALOMA

Pues crucificadme, pero opino que hace muy bien el Ayuntamiento de Madrid en no venir a la procesión de la Paloma de Málaga.
Para intentar explicarlo me remonto a los orígenes de esta "tradición" 1941, dos años después del fin de la guerra civil. En aquellos tiempos el Nacionalcatolicismo era muy poderoso, el Estado era confesional católico y se usaban ceremonias religiosas para exalttar al Régimen y viceversa. Era normal ver a obispos procuradores en Cortes y a Franco entrando en catedrales bajo palio. De hecho, se utilizó la Semana Santa con fines ajenos a la conmemoración de la Pasión y Muerte del Nuestro Señor. El ejemplo más palpable , la Cofradía del Mutilado. Se exaltaba al Régimen en las cofradías con la presencia en las procesiones de elementos extraños al carácter religioso de las mismas.
Durante la dictadura se hizo uso político de las cofradías y hermandades.
Ahora estamos en un estado aconfesional y durante los 40 años de democracia las cofradías y la sociedad han evolucionado desde mi punto de vista muy positivamente y muy discretamente, sin escándalos olvidando los orígenes y quedándose con lo positivo: como dije una vez en éste mismo medio, ni la legión es la que se alzó en Melilla ni el pueblo de Málaga el que quemó iglesias ni la Iglesia es la de la Inquisición.
Pero ahora gobiernan determinados ayuntamientos partidos ultradefensores de la separación Iglesia-Estado, partidos que quieren revisar el Concordato, partidos que no entienden , a mi juicio, lo que es hoy día la Iglesia y las cofradías. Incapaces de separar el trigo de la paja de lo que es una complejísima institución mucho más antigua que ellos y sus filósofos que ha pasado por innumerables avatares y ahí está 2000 años después.
Piensan aún que "la religión es el opio del pueblo" cuando ha pasado más de un siglo desde que se le atribuye la frase a Marx  , pero no piensan en el también marxista "análisis concreto de la realidad concreta".
Pero el gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha sido democráticamente elegido, las mayorías son las que son y sus decisiones son soberanas.
Nos puede gustar más a menos , pero son consecuentes con sus pensamientos e ideología.
No creo que sea para tanto. No creo que merezcan tanto. Tampoco viene ya la Caballería, ni siquiera los Regulares...y no pasa nada, porque la Semana Santa de Málaga y sus cofradías tiene más de medio milenio de antiguedad y ningún elemento ajeno a ella ha podido nunca con ella. Ni podrán.
La Hermandad de la Puente y la Paloma es mucha cofradía para tan poco ayuntamiento.
 

domingo, 6 de marzo de 2016

¡UNA TAPA DE BODEGÓN!





-¡Camarero! ¿Cuál es el bodegón del día?

-Buenas caballero. Tenemos el Wathsapps , el Instagram o el Photoshop.
-¿Y?

-De primero paella, con unos bonitos tonos amarillos de colorante "El avión" y rojos de pimientos morrones de lata en tiras que contrastan con el verde de los chícharos desparramados al azar entre los langostinos rosados de "Congelados Antonio" y las negras conchas de los mejillones que sobraron de la mariscada de los albañiles de ayer. 
Con fondo de tinto Valdepeñas tapón de rosca y Casera blanca que le da profundidad y transparencia al conjunto.
Todo ello sobre mantel de Makro mal cortado en los extremos que ofrece la rugosidad de pliegues imprescindible para toda foto barroca que se precie.
De segundo el señor puede elegir boquerones,si tiene usted contactos forasteros, podemos pedirle al cocinero que los fría a manojitos, le dan un sutil toque de malagueñismo picassiano Los contrastamos con ensalada mixta de lechuga iceberg de LIDL y tomates de El Ejido, variedad con pepitas naturalmente , que no saben a nada pero dan un rojo escarlata brillante por el que resbalan las gotas de aceite de oliva "Sobrante de la cooperativa del amigo del dueño".

O si lo prefiere churrasco de cerdo a la barbacoa. Aunque yo le sugeriría la brocheta de solomillo sin "so”. La alternancia cebolla-carne-cacho de mazorca-carne-pimiento-pollo ( ay, que se me ha escapado lo del pollo), da mejor y no es necesario photoshop y de camino en dueño se ahorra una pasta en carne

De postre nuestro mundialmente famoso brownie de chocolate.
-¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Pacooooooooooo, brouni no queaaaaaaaaaa!!!!!!!
-Perdón caballero, me comunican amablemente de cocina que el brownie de chocolate se ha agotado. En ese caso le proporcionaré una escobilla de water y cuando el camionero de la mesa de al lado vaya al servicio le diremos que no tire de la cisterna... Le va a quedar igual. O mejor.
Y por último la casa tendrá el detalle de invitarlo a café, al que podrá hacer una foto delante del plotter imitación a cerámica con todos los tipos de café que se piden en Málaga.  Usted pida el que quiera que el camarero de la barra le pondrá el que a él le da la gana, como es tradicional.
Luego tenemos el bodegón Instagram que es un poco más caro, porque lleva vino de tapón de corcho.   
-No, no que estamos a final de mes y no me queda cobertura. ¿ Y el menú Photoshop?
-Ese lo reservamos para las bodas.
-Bueno, pues póngame una tapita de bodegón de  rusa con una Coca Cola. Zero.
-Enseguida caballero.
-Gracias.
-No hay de qué.
-¡Pacooooooooooooooo una tapa de hormigón con tres piquitos y una Pepsi Cola laiiiiiiiiii!
-¡Marchando!


jueves, 3 de marzo de 2016

Un optimista es un pesimista mal informado.

Me resulta curioso que se criticara a los regímenes comunistas del telón de acero o al actual de Cuba por la imposibilidad de los ciudadanos de montar sus pequeños negocios. En efecto eso conllevó al surgimiento de una nueva "burguesía" de funcionarios, miembros del partido único o militares que controlaban el sistema productivo.
En teoría los paises capitalistas que si permiten la propiedad privada de los medios de producción eran mucho mejor, porque todo el mundo tiene la oportunidad de establecerse montar su propio negocio y progresar.
¿Pero que está ocurriendo en realidad? Que poco a poco van desapareciendo esas oportunidades. Los grandes trusts y las grandes multinacionales dominan los mercados. La clase media cada vez es menos media y más proletaria y la inmensa mayoría de la población parece abocada a trabajar para una gran empresa que controla un determinado sector podructivo y engulle a los pequeños de su alrededor. En este caso el sistema productivo está en manos de millonarios ostentosos sin ningún pudor a hacer dicha ostentación. El sistema los premia.
Sin embargo la inmensa mayoría de la población se ve obligada a trabajar para ellos y el reparto de los beneficios no es exactamente justo.
Los años sesenta fueron los del "despegue" de la España empobrecida de la posguerra. Muchísimos españoles pudieron adquirir una vivienda, un pequeño coche y algunas comodidades para su hogar. Incluso podían viajar y tener vacaciones. Los hijos de los empleados de banca pudieron ira a la Universidad y hacer carreras antes vedadas para ellos.
Y surgió una generación de clase media potente que empujó al país hacia mejores cotas de bienestar.
Sin embargo los hijos de esta generación, sobradamente preparados, tiene un futuro menos halagüeño.
La concentración de los medios de producción en pocas manos los relega a ser empleados escasamente remunerados en relación a la formación que tienen. La burbuja inmobiliaria ha dejado a muchos hipotecados con cantidades inasumibles , pero sobre todo, el pinchazo de dicha burbuja ha creado un excedente de viviendas en manos de grandes empresas y bancos, que ante lo difícil de su venta, ponen los pisos en alquiler.
La propiedad de los medios de producción y de las viviendas está concentrada en muy pocas manos.

Cual es el futuro: Vivir de alquiler (como en los 50, algunos incluso en habitación con derecho a cocina), trabajar para una gran empresa, cobrando a veces menos de lo mínimo necesario para mantener una familia y rezar para que al menos no se carguen del todo el "estado del bienestar" y sus hijos puedan tener al menos sanidad y educación.
Vamos para atrás, como los cangrejos.
Pero es que sea cual sea el régimen político, siempre habrá codiciosos poderosos y una inmensa mayoría a sus pies.
No tiene arreglo, ya lo decía Jose Luis Sampedro poco antes de morir. "Puede que unos sustituyan a otros en el poder, pero al poco tiempo se convierten en lo que eran los anteriores".