Darkside

Darkside

domingo, 29 de noviembre de 2015

BLACK FRIDAY, EINSTEIN Y NAVIDAD.



Leía hace poco, naturalmente  en internet ese lugar maldito donde sólo puede uno leer chorradas y equívocos,  un artículo titulado La Teoría de la relatividad en siete preguntas y respuestas.  Y es que, a pesar de los que “putean” al Albert Rivera, se puede intentar entender a Kant sin leer a Kant y entender a Einstein sin leer a Einstein. O la Biblia sin leer la Biblia. Se trata de reconocer uno humildemente sus limitaciones y buscar fuentes  de naturaleza divulgativa que te expliquen y te “desmenucen” el tema del que quieres saber algo por cultura general, no para hacer una tesis doctoral.
Esto lo aprendí en el colegio cuando,  en una agenda saturada de deberes y exámenes, al profesor de literatura de turno le daba por exigirte que te leyeras las “Novelas ejemplares” de Cervantes. Con  quince años, las hormonas  ebullendo  en tu sangre y tus neuronas,  y una niña guapa esperándote en la puerta del colegio. O una Victoria de tres cuartos  en “La Buena sombra”. ¡Te quiere í peregí ¡.
Pues descubrimos en la biblioteca de la Diputación una enciclopedia de muchos libracos gordos donde venían resumidas todas las grandes obras de la literatura española. Te leías un resumen de estos y hacías el trabajo sobre el libro que te habían mandado. Lo que viene siendo un copia y pega pero con Bic naranja que escribe fino o Bic cristal que escribe normal.
Hoy día están San Google y Santa Wikipedia, patrones de los maestros liendres, que es como llamamos a la gente que quiere saber un poco de muchas cosas más que mucho de un tema en concreto si queremos despreciarlos.  Porque si queremos halagarlos,  les llamamos “hombres del Renacimiento”.
En fin, vayamos al grano, decía Einstein  que espacio y el tiempo dejan de ser absolutos y dependen de la velocidad a la que nos movamos.
Cosa que más o menos entiendo , pero que los que lo han entendido bien son toda esa legión de “intelectuales” especialistas en marketing al servicio de los poderosos trust, grandes corporaciones, banqueros y políticos de paja. Tan bien que son capaces de manipular el tiempo, el espacio y la velocidad  al antojo de sus intereses comerciales.
Estamos asistiendo a ello y la mayoría sin percibirlo.
Centrémonos en la Navidad. Para ello sólo tengo que tirar de memoria, lo cual significa que voy siendo viejo, pero no tanto como para que se me olvide que cuando yo era pequeño, las navidades comenzaban el día del sorteo de la lotería. 22 de Diciembre, dos días antes de la nochebuena. España era un país emergente pero aún pobre por las consecuencias de la posguerra y el Noplan Marshall. Los españoles podían consumir poco, la renta per cápita era pequeña  y los sueldos escasos.
Las luces que iluminaban las calles eran pocas  y espacialmente reducidas y la tómbola en la Plaza de José Antonio el lugar donde, además de en las administraciones de loterías de las viudas de guerra franquistas, se pagaba el impuesto sobre la ilusión. Y la ONCE , con su cupón de tres números  donde se lavaban conciencias ayudando a los pobres ciegos como excusa para jugar a algo en un país donde hasta el bingo era ilegal.
Pero ocurrió que gracias a Eisenhower ( a cambio de bases, claro) a Alemania ( a cambio de mano de obra barata, emigrantes, cantados por Juanito Valderrama con maleta de cartón) y a Suecia y sus chicas ricas en  bikini nos convertimos en un país emergente.
Y gracias también a nuestros empresarios honrados y emprendedores y trabajadores inquietos que se preocupaban de progresar  dentro de la legalidad y la ética,los países emergentes empiezan a ser interesantes para los manipuladores de capitales, ingenieros financieros  al servicio de  usureros codiciosos ávidos de aprovecharse sin esfuerzo de los anteriores. Ponen su inteligencia al servicio del mejor postor, que evidentemente no es ni el trabajador ni el empresario-emprendedor que necesita préstamos para poner en marcha o mantener su negocio.
Y manipulan el mundo de tal modo que reducen la economía a un concepto: el consumo.
Y aquí es donde entra la teoría de la Relatividad:
Manipulan el tiempo: Cuando llegan las "navidades” cada vez lo hacen antes por aquello de estimular el consumo.
Decíamos antes que en mi infancia empezaban el día de la Lotería. Pero  no les pareció suficiente el intervalo temporal y hace ya años se hablaba de que la Inmaculada  era el punto de partida. Hasta los cofrades, católicos apostólicos y romanos, inauguramos los belenes el día de la Inmaculada.  8 de diciembre. Hasta el 8 de Enero , que empezaban las rebajas, un mes.
Pero llegó la crisis, que sufrimos las clases trabajadoras, o sea, la media y la baja , más que nadie.
Pero los codiciosos no se conforman con que sus beneficios disminuyan aunque no les falte ni el yate ni el forfait en la estación de esquí. Los codiciosos quieren más. Les va en los genes.
Inventaron aquello de adelantar las rebajas, pero no les salió demasiado bien.“Daremos otra vuelta de tuerca”, pensaron sus ejecutivos. Ya que no les llegó el Plan Marshall, que les llegue el plan  Black Friday.
Primero mandaron una avanzadilla en forma de Halloween, que triunfó, hizo prisioneros a un gran número de consumidores, pero a pequeña escala, a modo de maniobra de calentamiento.
Cuando vieron que a los españoles su cultura les importaba un bledo y que aceptaban con naturalidad la invasión sin oponer  resistencia, ordenaron el desembarco.   El Black Friday se impuso sin ninguna oposición. Incluso los colaboracionistas se lo facilitaron  haciendo coincidir el día D con el encendido de las luces navideñas, que ya desde hace tiempo se hacen a final de Noviembre. Un mes antes de la Navidad.
Pero también hay que manipular el espacio.  Volvemos a la memoria de mi infancia: recuerdo que las luces que iluminaban algunas calles representaban  la navidad , o sea , la venida del Mesías, las bombillas formaban portales de Belén, ángeles anunciadores de la buena nueva, las luces conscientemente o no, eran de los colores de la corona de adviento. En la cabalgata de reyes , algunas carrozas representaban momentos bíblicos , como la aparición del ángel a los pastores o la propia Natividad en forma de portal de  belén viviente.
Pero a los codiciosos no les interesa un dios que condena la codicia, la avaricia, la lujuria, la gula , la vanidad o la soberbia. Eso se enfrenta directamente al concepto de consumo como motor del mundo. Se enfrenta a su dios.
“Manipulemos el espacio”  se dijeron. Logremos que sus símbolos, los que predican la austeridad, la modestia, la solidaridad, la caridad, la vida sencilla, la familia o la amistad . el verdadero origen de la fiesta, desaparezcan poco a poco. 
Así los ángeles se convirtieron en estrellas y lunas, los Nacimientos quieren ser recluidos en las Iglesias y las casas, o mejor sustituidos  por el árbol, que es más laico y “ofende” menos. Y  las cabalgatas podrían servir perfectamente para Carnaval o para la Expo del 92.
Pronto propondrán que las navidades se llamen “ Fiesta del solsticio de invierno” .
¿ Comoooooooooo? ¿ Que ya lo han propuestooooooooo? ¿Y no precisamente los que se suponen amigos de los ricos, si no  los que se suponen amigos de los pobres? ¿ Que me dices, que les están haciendo el juego a los capitalistas adoradores del consumo?

Y el tercer factor implicado en la Teoría de la Relatividad es la velocidad.
Interesa que todo ocurra muy rápido, que no dé tiempo a la gente a pensar, a escribir o leer cosas como la que estás leyendo ahora.
No interesa el slow food , interesa  el atiborrase . No interesa el tomarse una copa con un amigo, interesa que la copa sea un gin tonic de ginebra botánica de 60 pavos la botella con tónica de 6 pavos el botellín y rapidita que tenemos que ir a otro sitio que ponen uno de fresa.
No interesa que como antaño, la gente se reúna en las casas  con aceite, harina, miel y ajonjolí para hacer los borrachuelos y permanecer juntos durante horas comentando delante de una copita de anís. Por cierto, las copas, como las botellas de Coca Cola, cada vez son más grandes.
No interesa el lomo en manteca que hacía la abuela, interesa el jamón de bellotas 200 jotas.
Pero es más, es que ya no interesa ni que te entretengas en cortar el jamón. Lo compras, le pagas a un tipo y te lo corta por 35 euros más iVA y te lo envasa al vacío. Tú, en nochebuena ya tienes que estar pensando en que vas a comprar en las rebajas de Enero.
Y como esto es muy largo y mis prismas suelen ser más cortos, lo vamos a dejar aquí. Que cada cual saque sus conclusiones, que ya me imagino las que van a sacar alguno de los pocos que me leéis, como si os hubiera parido.
Así que si habéis llegado hasta aquí, que sepáis que yo no soy de esos que están superocupados con todos los días pillados en éstas fechas. Que tengo tiempo de sobra para quedar con los amigos a tomar un vinillo y que si es necesario y la conversación lo merece, me quedo hasta el amanecer.

lunes, 9 de noviembre de 2015

RAMITO DE VIOLETAS, HOY.



Era feliz en su unión de hecho
Aunque su pareja  era un adefesio
Tenía el hombre un carácter sieso
Y ella se quejaba de que nunca fue tierno
Desde hace ya  más de tres años
Recibe emails de un extraño
Tuits llenos de poesía
Con emoticonos de alegría.
¿Quién te copiaba y pegaba versos?
Dime quien era.
¿Quién te mandaba instagrams
Por Primavera?
¿Quien  cada media hora
Como siempre en camiseta
te decía en Facebook lo que le gustan tus tetas?
A veces se desconecta
Y se imagina
Como sería aquel que tanto la estima
Sería un hombre alegre y ufano
Como  el novio de su hermano
No sabe quien  lee sus whatapps
A veces piensa que es sarasa
Y vive así, de día en día
Con la ilusión de una quedar  un día
¿Quién te copiaba y pegaba versos?
Dime quien era.
¿Quién te mandaba instagrams
Por Primavera?
¿Quien  cada media hora
Como siempre en camiseta
te decía en Facebook lo que le gustan tus tetas?

Y cada tarde al volver el soso
De sellar el paro la mira de reojo
No dice nada porque lo sabe todo
Un amigo hacker  la espía de este modo
Con un programa bajado de internet
 De una sórdida página web
Porque el es quien
Cobra su paga y en ve en cuando le regala
Unas bragas.
¿Quién te copiaba y pegaba versos?
Dime quien era.
¿Quién te mandaba instagrams
Por Primavera?
¿Quien  cada media hora
Como siempre en camiseta
te decía en Facebook lo que le gustan tus tetas?

sábado, 7 de noviembre de 2015

¿Así que los que estamos mucho tiempo conectado a las redes no leemos eh? ¿Vaya, pues que estás haciendo ahora si no leer ésto?



Leer está muy bien, no lo pongo en duda.  Lo que si pongo en duda es la supuesta superioridad cultural de aquellos que leen novelas sobre los que no lo hacen.
Porque leer no es leer novelas, por muchas y muy buenas que sean. No te creas tan superior.
La última moda entre los lectores compulsivos es atacar a los usuarios de las redes sociales.
Sin embargo en las redes sociales lo que se hace mayormente es leer: leer artículos de prensa que te recomiendan, ensayos sobre temas de actualidad o científicos o culturales , blog de personas con influencia mediática o no.
 O ver fotos, que es otra forma de cultura. O  ver videos de películas. El cine es cultura.
Oir música también es cultura. Y Todo esto lo facilitan, y mucho, las denostadas redes.
Es más , ver una obra de teatro es culturalmente más enriquecedor que leerla, porque además de del texto, disfrutas de la interpretación de los actores, la puesta en escena, la dirección…
Y en el caso del cine además, de la tecnología, las bandas sonoras o los efectos especiales.
Y te dan la posibilidad de debatir.
Debatir no sólo es cultura, si no que  es bueno para la salud mental. Me decía ayer una buena amiga que la relación entre un libro y una persona es unidireccional, mientras que en las redes  es como mínimo bidireccional: te dan la oportunidad  de expresarte a ti inmediatamente sobre lo que acabas de leer. Incluso sobre una novela.
Las redes sociales además han  potenciado, cuando no creado, estilos literarios “sui géneris” como los microrrelatos o los blogs.
Ponen al alcance de a la gente la poesía, no sólo la lectura de la poesía , si no compartir la poesía, crear poesía aunque sólo sea para ti y tu pequeño núcleo de ciberamigos.
En definitiva,  todos aquellos que denóstan a las redes sociales porque sólo ven en ellas lo negativo, decirles que estas son un instrumento y que el uso que se le de es lo que  lo convierte en beneficioso o malicioso.
También una novela puede incitar al odio, a la xenofobia, a la homofobia, al asesinato  o por el contrario al amor y a los bellos gestos.
Así que con todos mis respetos, dejen en paz a los cibernautas y procuren no tirarse a la cabeza sus libros unos a otros.