Darkside

Darkside

viernes, 6 de septiembre de 2013

¡UN PALO!


Los zapatos ''Segarra'' que te compraban para el cole tenían una tendencia especial a meterse en los charcos.

Cuando te destrozaban los pies de ''zobaduras'', tu madre te decía ''aguanta hasta que se ahormen''. No había Compeed ni esas mariconadas.
La aparición de los zapatos ‘’Gorila’’ , con pelotita de goma de regalo, fue el mayor avance para la humanidad después de la llegada del hombre a la Luna.

 No había mochilas, había ‘’la maleta’’. La maleta no te jorobaba, porque sólo tenía un libro, gordo, eso sí: La Gran Enciclopedia Escolar y cuadernillos Rubio verdes de caligrafía y amarillos de aritmética. Las maletas de los más pudientes eran de ‘’material’’  y la de los tiesos de escay o de hule. Si te cansabas de llevarla en la mano izquierda te la pasabas a la derecha y tu columna no se afectaba.
El sacapuntas era una cuchilla con una horquilla con el que con un poco se habilidad podías cortarte las venas. Pero no había necesidad.
Contar con los dedos era clandestino y había que hacerlo debajo del pupitre, sin que te viera el maestro.
En el recreo te comías una viena con manteca.

Las gomas eran de  dos tipos : para lápiz o para tinta, las de lápiz olían muy bien y algunos nos la comíamos a bocaditos.

Había cuadernos lisos, cuadriculados, con dos rayas y de una raya. El paso del cuaderno de ‘’dos rayas’’ al de ‘’ una  raya’’ era señal de que te estabas haciendo mayor. Cuando te dejaban escribir con bolígrafo en un cuaderno liso, podías considerarte un hombrecito.
Hacer perfecto  uno de aquellos ‘’muelles’’ de caligrafías Rubio era imposible. Y lo sigue siendo.

Cuando pasaban lista se respondía ‘’servidor’’ o ‘’servidora’’.

En el patio del recreo se jugaban 14 partidos de fútbol a la vez. Tú sabías perfectamente quienes eran los de tu partido, los de tu equipo y tu pelotita.  Y que penalty gol es gol. No hacía falta más.
Las niñas jugaban al ‘’guiso’’ con tiza y piedra plana. La palabra ‘’rayuela’’ es un extranjerismo en Málaga.

La regla de la maestra era de temer. La regla, la de medir, que se erigió en el último instrumento de tortura que persistió desde  la Inquisición.

El maestro fumaba en clase. A veces puros.

Ponernos malos era una sensación contradictoria:  podíamos quedarnos en casa pero nos acojonaba la posibilidad de que nos operaran de las anginas. Operarse de amigdalitis era la espada de Damocles del niño de la época.

Encontrar en un derribo un trozo de yeso o escayola podía entretenernos varios días pintando en el asfalto con él.

Y si encontrábamos un palo ( ¡Un palo!¡Un palo!) podíamos jugar a ‘’espadar’’ .

-¿ Espadamos?

–Vale pero no vale dar en la cara que dice mi madre que me pueden sacar un ojo.
La esgrima de los pobres. A veces conseguíamos maderas en la carpintería de la calle Los Negros, la misma que nos surtía de virutas para el ''júa'' de San Juan. Entonces eran espadas con puño y todo, una tablilla y un semence y ya estaba.
Claro que en la época de las ''almencinas'' hacíamos batallas de huesos   con cerbatana de caña. Mis primos del pueblo me surtían de ellas. Yo las vendía a dos reales el ''puñao''.
Una vez organizamos una guerra entre los de mi calle y los de la calle de al lado. Inventé un arma novedosa: eran bosas de pipas ''Blas'' rellenas de polvo del albero del jardín del ''Lejío''.
Cuando las lanzábamos se liaba una ''polvarea'' buena que hacía las veces de bombas incendiarias.
A veces había que coser algún cuero cabelludo en la Casa de Socorro de las Lagunillas. Si la cosa había llegado a mayores y se había convertido en una ''pedreíta''

Montábamos a caballo dando palmadas a nuestro muslo o nalga  coordinando su sonido con el de los pies al correr.

El pecado más gordo que confesábamos era haber cogido una peseta del monedero de mamá para comprar pasta Zara o chicle Dunkin . Pero el más terrorífico era haber comido antes de comulgar. Este era un pecado contra Dios mismo. Contra el supremo, el jefe máximo, el de las barbas…
Y cantarle al gordo de la clase ''El gordo 'lavión' ha roto tres bombillas y dicen que le den tres palos en las costillas''

El día se soportaba con la ilusión de que por la tarde íbamos a ver ‘’Los Chiripitifláuticos’’ , y si te dejaban ver ‘’Los Intocables’’ es que tenías una familia progre.  La semana se soportaba con la ilusión del matiné del domingo del Málaga Cinema y el año con la ilusión de los Reyes Magos y los carricoches de la Feria.

Eramos lo niños de ¡un palo!.