Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

El soplillo, la bota y el salchichón.

Nos quejamos de la crisis Y lo hacemos con toda la razón del mundo, pues nos han cambiado la vida unos codiciosos cuya avaricia no entiende de sentimientos y unos corruptos a su servicio. Desde pequeño he oído que España era un país atrasado con respecto al resto de Europa, a la que siempre hemos pertenecido geográficamente, aunque no así en otros muchos aspectos. Recuerdo de pequeño, de muy pequeño, acercarnos los niños del barrio al Puerto cuando venía un barco americano, a pedir centavos a los marineros. Evidentemente no tenían ningún valor , pero para nosotros era como palpar la gran riqueza del gran país que había ganado la Guerra Mundial. No recuerdo en absoluto haber pasado hambre, pero si las historias que mis abuelos y mis padres, con miedo y a cuentagotas me contaban de la guerra civil y de la posguerra. Del hambre. Luego supe que el gran atraso de España se debió a la gran crisis del 98 , y se exacerbó con la guerra civil. Por aquí no pasóel Sr. Marshall. España iba 40 añ…

El mendigo y la beata.

El mendigo estaba allí desde antes de edificar la iglesia. Incluso desde antes de legalizarse el PCE. El mendigo siempre estuvo allí. Como la viejecita que le echaba cada día una moneda de su paguita . Sus ideas sobre política o religión eran muy rudimentarias casi inexistentes. Su única prioridad era comer. Ambos. Durante todos estos años permanecieron así, ajenos a cosas como esta:
O esta otra: IU plantea la creación de un banco de alimentos “a gran escala”



La alcaldesa , cristiana ella, es criticada por sus opositores, comunistas y socialistas ellos ‘’ Quisiera hacerle una proposición, Sra. BOTELLA: Se me ocurre, que como ud. es muy católica, apostólica y romana, estaría bien que diera cobijo a estos mendigos ...’’ El vicepresidente de la Junta de Andalucía, comunista él , es criticado por los políticos de los partidos ‘’católicos’’‘’Que se baje el sueldo , que lo reparta entre los pobres’’ Mientras tanto, el mendigo y la viejecita siguen igual. No, peor.