Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

PRENAVIDAD

Hubo un tiempo en que felicitar las Navidades consistía en dejar una botella de vino al pie de la tarima del guardia urbano o una propina al cartero o tomar una copa de anís y un mantecado con el portero. Se quedaba con la familia y amigos para hacer borrachuelos y se besuqueaba a los niños con cariño. Se charlaba , se compartían sentimientos, anhelos, abrazos.
Pero aquello ocupaba mucho tiempo y el tiempo había que dedicarlo a trabajar más para ganar más dinero. Tiempos del pluriempleo. Tiempos de trabajo por la mañana y academia por la noche , para mejorar de puesto de trabajo. Tiempo de ilusión por una lavadora a plazos o una tele en blanco y negro con UHF. Quitamos tiempo a la familia y a los amigos . Pero entonces se inventaron las tarjetas de felicitación. Había tardes enteras dedicadas a rellenar , una a una , las tarjetas, se reunía a la familia nuclear por que teníamos que firmar todos. Nos acordábamos de los primos, lo tios, los que habían emigrado...
Pero aque…